Consejos para mejorar tu productividad
Consejos para mejorar tu productividad

Consejos para mejorar tu productividad

Cuando tu trabajo es completamente autodirigido, puede ser complicado conseguir una productividad reglada y estable. La flexibilidad espacial y horaria pueden ser una bendición, pero también una tortura. Es muy importante conocerte, saber tus fortalezas y debilidades y organizarte en base a ellas. Aquí os dejamos una lista de consejos o recomendaciones que nos van bien a nosotras.

  1. Establece unos objetivos realistas. De lo contrario, si no llegas a ellos, es normal que aparezca la frustración.
  2. Calendariza y agenda todas las entregas, deadlines y eventos. No confíes en tu memoria (o, al menos, no siempre).
  3. Detecta tus horas de mayor productividad. Aunque no siempre es fácil, intenta hacer las tareas más duras en las horas en las que te sientas con más productividad y energía, ya sean las primeras de la mañana o las últimas de la tarde.
  4. Mantén ordenado tu espacio de trabajo. Da igual que trabajes en una oficina, desde casa o en una biblioteca. Si lo que alcanza tu vista está en orden, contribuirá a que también lo esté tu cabeza.
  5. Descansa. Es fundamental respetar los momentos de ocio y de tiempo familiar o social, así como hacer pequeñas pausas durante las horas que estés trabajando. Será bueno para tu mente, para tus ojos… ¡y para tu espalda!
  6. Haz ejercicio físico. Aquí sí que lo agradecerá tu espalda y todo tu cuerpo. Ya sea correr, hacer pilates, nadar o bailar. Tu cabeza también lo agradecerá.
  7. Aprende a gestionar la energía. A veces nos centramos demasiado en organizar nuestro tiempo cuando el foco de atención debería ser nuestra energía. Automatiza tareas y procesos —por ejemplo, usando un gestor bibliográfico—, separa las tareas importantes de las urgentes y organízate en base a tus horas de mayor o menor energía.
  8. Haz uso de aplicaciones que te ayuden a aplicar la técnica Pomodoro, como Forest. Así podrás repartir el tiempo entre bloques de trabajo y de descanso.
  9. Cuando tengas un bloqueo o un mal rato, para. Sal a pasear, prepara un té o acaricia a tu gato. En esos momentos, lo mejor es reiniciar sistema. Aquí os contamos algunas ideas para superar el síndrome de la página en blanco.
  10. Trabaja como mejor te venga a ti. Estas son solo unas sugerencias que nos sirven a nosotras, pero cada persona es un mundo y tiene recursos válidos y eficaces para organizarse. Encuentra tu propio ritmo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.