10 pasos para redactar un buen resumen de artículo científico

Solemos escuchar que una investigación que no tiene difusión no existe. Por ello, uno de los resultados más importantes de cualquier proyecto es la comunicación de sus resultados a través de publicaciones, ya sean monografías, capítulos o artículos científicos. Pero para conseguir que tu trabajo llegue a la mayor cantidad de gente posible —con lo que esto supone para tu número de citas— debe tener una buena tarjeta de presentación: el resumen.

Un buen resumen es una invitación a leer un artículo

Los resúmenes, junto con las palabras clave, son el medio a través del cual los investigadores encuentran tu trabajo en las bases de datos en línea: son el escaparate de tu artículo. Si el resumen está bien redactado, correctamente estructurado y aporta información relevante, existen más posibilidades de que tus lectores potenciales descarguen, lean y citen tu trabajo. ¡Ponte en su lugar! ¿Cuántas veces has descargado un artículo cuyo resumen era pobre o contenía información irrelevante?

Pero ¿qué es un resumen científico?

Si quieres que tu artículo sea publicado, encontrado, leído y citado por otros investigadores, debes redactar un resumen que interese y ayude a promocionar tu trabajo. Pero un resumen no es simplemente el tráiler de tu artículo, no es una presentación de aquellas secciones más interesante para generar curiosidad en los lectores. Tampoco es un esbozo del trabajo que vas a escribir, en el que presentas brevemente el contenido que va a tener tu trabajo.

Un buen resumen es una breve síntesis de tu trabajo en la que se resume todo el contenido del artículo, no solo secciones concretas. Cuando un lector termina de leer un resumen, debe tener una idea muy clara de qué es lo que tiene que esperar del trabajo. Aunque en el artículo la información se presente con mayor detalle, el resumen debe recoger de forma concisa la pregunta de investigación, la metodología y los resultados.

El objetivo del resumen es doble. Por un lado, permite que los investigadores que busquen información sobre un tema específico puedan encontrar tu trabajo. Les informa del contenido, los objetivos y los resultados de la investigación, y, bien redactado, les invita a leer el artículo completo. Por otro lado, el resumen juega un papel fundamental en el proceso de revisión por pares, propio de cualquier revista científica. Cuando los editores y revisores reciban tu trabajo, lo primero que leerán será el resumen y, en muchas ocasiones, este pequeño texto les permitirá decidir si aceptan o rechazan la invitación para revisar tu trabajo.

Resumen Ostraca Servicios editoriales

¿Cuándo y cómo escribir el resumen?

El resumen es lo primero que ven los lectores y aparece siempre en la primera página de tu artículo. Pero, por favor, que el resumen no sea la primera sección que redactes. Al contrario, escribe el resumen una vez que hayas terminado el resto de las secciones de tu trabajo, ya que solo así podrás sintetizar correctamente lo que has escrito. Si lo haces al revés, tendrás que volver a escribir el resumen cuando termines tu artículo.

En general, las revistas piden resúmenes con una longitud entre 150 y 300 palabras. Revisa siempre los criterios editoriales de la revista con la que quieras publicar, ya que en ellos aparece la longitud máxima que consideran apropiada para los resúmenes de cada tipo de artículo. Para otro tipo de comunicaciones, como las conferencias, los resúmenes pueden ser más largos —hasta las 1000 palabras—, son los llamados resúmenes ampliados. Sin embargo, en una revista nunca sobrepasarán las 500 palabras.

10 consejos para redactar un buen resumen

Aquí te dejamos 10 consejos para escribir un buen resumen de artículo científico que te ayudarán a aumentar las posibilidades de que tu trabajo sea publicado y tenga una amplia audiencia:

  1. Una vez que has terminado de redactar tu artículo, revisa las especificaciones de la revista en cuanto a tamaño y estructura del resumen.
  2. Define las secciones de tu artículo —si se trata de un trabajo de investigación clásico tendrá cuatro: introducción, metodología, resultados y conclusiones—. Estos serán los elementos clave de tu resumen y te ayudarán a estructurar la información.
  3. Utiliza un estilo claro y conciso, evitando expresiones vagas e innecesarias, los acrónimos y las abreviaturas —a excepción de aquellos de conocimiento común que no puedan ser malinterpretadas—, las notas y las citas bibliográficas. El resumen se lee aislado del texto, por lo que no tiene sentido incorporar citas o notas cuya referencia no puede ser consultada.
  4. Redacta el resumen con un tono formal, con frases cortas y un estilo uniforme. Utiliza el tiempo pretérito para la introducción, la metodología y los resultados, y el tiempo presente para las conclusiones. Cuida el tono, manteniendo siempre la objetividad, la consistencia con el artículo y la coherencia entre sus apartados.
  5. Resume la introducción. Escribe una primera frase sobre el problema general y los antecedentes de tu investigación; trasmite al lector la importancia de tu estudio. En una segunda frase indica su objetivo, relacionándolo con la pregunta de investigación que aborda tu proyecto.
  6. Resume la metodología. Indica el tipo de estudio que has realizado y los pasos clave del método utilizado para conseguir el objetivo indicado en la introducción. Resume estos pasos en una o dos frases, no es necesario que incluyas los detalles específicos de tu método. A menos que representen una singularidad en tu trabajo, no añadas fórmulas, números, porcentaje, tamaño de las muestras u otras especificaciones.
  7. Resume los resultados. Incluye en este apartado los hallazgos más interesantes y novedosos de tu estudio, pero no hace falta que añadas números, tablas o gráficos. No incorpores muchos detalles que puedan confundir al lector, aunque sí puedes realizar una breve interpretación del significado del resultado principal.
  8. Resume la conclusión. En el resumen, la discusión y la conclusión pueden fusionarse, pero asegúrate de incluir una frase clara de conclusión. De lo contrario, los lectores supondrán que no hay nada que concluir en tu estudio. Introduce frases que seduzcan al lector, remarcando la importancia de tus hallazgos y la utilidad práctica que se deriva de tu estudio.
  9. Asegúrate de que cada frase cumple su función. No necesitas conectores para unir las diferentes secciones, pero puedes ayudarte de frases estándar como:
  • “Nuestro objetivo con este trabajo era…” (Introducción)
  • “Analizamos/medimos…” (Métodos)
  • “Descubrimos que…” (Resultados)
  • “En conclusión/Finalmente/Los resultados que presentamos demuestran que…” (Conclusión)
  1. Utiliza palabras clave. No solo los 3-7 descriptores que acompañan a tu trabajo, sino también en el texto de tu resumen. Los lectores potenciales van a buscar palabras clave de los temas que estén investigando, por lo que haz una buena combinación y asegúrate de utilizar palabras relevantes que describan bien el contenido de tu artículo.

El resumen es uno de los elementos más importantes de un artículo científico, ya que permite que los lectores encuentren tu trabajo y decidan si lo van a leer o no. Asegúrate de recoger todas las secciones del artículo, pero sé breve y conciso, no te pierdas en los detalles. Sigue los diez consejos que te hemos dado y conseguirás redactar un resumen claro y atractivo que invitará a leer el artículo completo.

Si necesitas ayuda para escribir un buen artículo, ¡contáctanos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: